Avidez de dulzura. Amb desig de dolç.

93198CC8-89C8-4618-A243-449E5BE56FB1.jpeg

Esta mañana al salir del metro he observado una cola de gente que pacientemente avanzaba con deseo hacia un puesto de periódicos de lectura rápida donde regalaban  esas pastas redondas con un agujero en medio.

Es evidente que una famosa marca de bollería está promocionando su producto, dulcísimo, graso, apetitoso, sabrosón, con aditivos varios y envasado en plástico.

Es evidente que esa conocida marca sabe de nuestra avidez por el dulce y nuestra tendencia a saciar el hambre emocional con bollería que dispara nuestros niveles de glucosa y de grasas en sangre y nos convierte en adictos al azúcar provocando que en su ausencia lo ansiemos.

El dulce, ese sabor que sentimos en la punta de nuestra lengua, EL PRIMER SABOR de nuestra existencia, el de la leche materna, el que nos alimenta, nos sacia, nos llena, nos mima, nos sana. El DULCE, ese sabor EMOCIONAL, que nos da placer y evoca momentos de bienestar y plenitud. Ese mismo es el que nos trae sin cuidado y nos crea adicción.

En la bollería, en las bebidas refrescantes, en millones de salsas, en las chucherías, en zumos, chocolates, galletas, en postres y en montones de platos, escondido tras la apariencia benevolente del azúcar, encontramos el dulce.

El azúcar nos llena emocionalmente porqué nos da ese sabor que relacionamos con el bienestar y que nos es placentero. El azúcar nos altera, nos posee y nos vuelve adictos. A menudo lo  dejamos a cargo de nuestras ansias, aún sabiendo que él es la fuente de ellas. ¿Quien no ha sucumbido a sus encantos en momentos de debilidad?

Pero hay otra cara del dulce. El dulce es ese sabor que también podemos disfrutar comiendo deliciosas frutas y verduras como las zanahorias, boniatos, cebollas, hinojo, tomates entre otras. El dulce lo saboreamos en especies como la canela, el anís y en frutos secos como los dátiles, orejones, pasas y frutos secos.

Integrado en alimentos reales, alimentos que hay que triturar, masticar, cocinar, mezclar, ahí también encontramos el azúcar que nos proporciona placer y nos hace bien, con mesura, sin ansias y más sostenible.

EL DULCE, SI, EN ALIMENTOS REALES.

Anuncios

Tu decideixes. Tu vida, en tu plato.

497268419mcr

 

Una de cada cinco muertes se asocia con una dieta pobre y/o desequilibrada.

Según un estudio realizado a nivel mundial (195 países) publicado en la revista The Lancet, el pasado miércoles 3 de Abril, un elevado porcentaje  de muertes y enfermedades crónicas se relacionan directamente  con una alimentación DEFICITARIA. Eso es: baja ingesta de granos integrales, fruta fresca, frutos secos y semillas y  un elevado  consumo de  alimentos procesados ricos en sodio, en grasas trans, azúcares y carne procesada.

Entre las enfermedades crónicas destacamos,  las enfermedades cardiovasculares, distintos tipos de cáncer y diabetes.

Esa dieta deficitaria en nutrientes de calidad se debe a la ingesta predominantemente de productos elaborados ricos en sodio ( alimentos preparados con contenidos elevados de glutamato de sodio, el saborizante por excelencia), bebidas azucaradas y carne procesada.

The Lancet. “Globally, one in five deaths are associated with poor diet.” ScienceDaily. ScienceDaily, 3 April 2019. <www.sciencedaily.com/releases/2019/04/190403193702.htm>.

Davant d’aquest estudi que posa en evidència la importància i la incidència que té allò que mengem sobre la salut, les meves recomanacions són les següents.

  • La verdura i la fruita són la base de la nostra alimentació
  • Els cereals integrals són preferibles als cereals refinats
  • Incorporarem llavors en els nostres plats(pipes de carbassa, de girasol, sèsam)
  • Els fruits secs i les llegums són rics en proteïnes i fibra. És molt bo que els incorporem
  • Utilitzarem lactis poc greixosos de cabra i/o ovella.
  • Els greixos vegetals com el coco, l’oli d’oliva verge extra i l’alvocat són grans aliats per a la nostra salut
  • Reduirem el consum de les carns processades i aliments processats (rics en sals químiques)
  • Treurem els sucres refinats de la nostra alimentació (begudes refrescants, gominoles, galetes, brioixeria, gelats)

MENJA TAN SOLS D’ALLÒ QUE MENJARIA LA TEVA ÀVIA” (U. Berrino)

Allò que puguis veure, tocar, flairar, cuinar.

Vés al mercat. Compra frescos y gaudeix de la màgia de la cuina. Sol, en companyia, amb salut.

COME  SÓLO LO QUE COMERÍA TU ABUELA” (U. Berrino)

Lo que puedas ver, tocar, oler, cocinar.

Visita el mercado. Compra productos frescos y disfruta de la alquimia de la cocina. Solo, acompañado, con salud.

 

 

*Foto from Real Food For Life